Ideas para ahorrar en tu negocio, que pueden salvarte la vida(o de la quiebra)

El ideal para la gran mayoría de las personas, es lograr la independencia económica, convertirse en su propio jefe. Pero la realidad apunta, a que sólo muchas personas consiguen o se atreven a llevar a cabo su sueño. Las razones, pueden ser muchas y muy variadas, desde la imposibilidad de obtener recursos económicos para ello, la facilidad y zona de confort que le brinda un empleo remunerado por días laborados e incluso la falta de ideas sobre cuál negocio invertir.

Lo cierto, es que para aquellas personas, que empiezan a hacer migas en empresas personales, de tipo negocios pequeños o medianos, los primeros meses siempre serán los más difíciles, ya que aun no se comienza a ver la inversión colocada y cada centavo vale. Es por ello, que se hace necesario concentrar toda la atención y energía en buscar las mejores maneras de ahorrar en todo lo que sea posible, para así lograr establecerse de forma sólida y permanente en el mercado.

Algunas ideas efectivas, para mantener el negocio a flote serian:

Regular el uso de la electricidad.

Tal vez no se preste mucha atención, pero una gran parte de los gastos de una empresa, se enfocan en el uso de los servicios, en especial la electricidad, por ello se debe promover una cultura de ahorro de las mismas, a través del aprovechamiento de la luz solar, apagado de equipos y bombillas en tanto no se estén usando.

Aprovechar las redes sociales y la mensajería electrónica.

Resulta significativo el ahorro que puede conseguirse si se cambia del método tradicional de correspondencia, al envío de información a través de emails, y la interacción con clientes por redes sociales. Es que hasta la factura telefónica notará una importante reducción.

Gestores de cuentas independientes

Al analizar un poco, se puede concluir, que resulta más favorecedor contratar al personal de finanzas para que lleve nuestras cuentas de forma remota que tener a un profesional cumpliendo horario laboral, aun cuando muchas veces no tenga trabajo que realizar.

Optimizar el uso de consumibles

Como el papel y la tinta por ejemplo, considerar si realmente es necesario imprimir ese correo que acaba de llegarnos o basta con guardarlo o extraer la información que consideramos importante del mismo.

El tiempo también tiene valor

Tiempo=dinero, por ello hay que saber en qué invertirlo.