Si eres autónomo, no pierdas la cabeza con los números

Para quienes están pensando ejercer de forma independiente su profesión, o incluso ya están en esas latitudes, seguramente una de las mayores interrogantes y desafíos que se le plantean, sean los correspondientes al manejo de las finanzas y cuentas, sobre todo si no se tiene conocimiento al respecto.

Sin embargo, existen muchas alternativas y sugerencias que se pueden seguir para lo morir ahogados en el mar de la contabilidad para emprendedores. Y es que nadie dijo que ser autónomo seria fácil, ni cuestión de un día, aunque por supuesto cuenta con grandes satisfacciones, ventajas y beneficios. Por ello y en miras de sacar el máximo prove3cho a tu emprendimiento, lo ideal es:

Capacítate.

No es necesario, que saques estudios universitarios en contabilidad ni finanzas, pero un curso sencillo, con los pasos básicos a seguir, te será muy útil, así sea que termines por dejar la contabilidad en manos de expertos en el tema.

Mantente al día con los impuestos.

Es muy importante que sepas que como autónomo también deberás cancelar ciertos tributos, y que es necesario mantenerse informado al respecto, pues se trata de una información importante y que puede cambiar rápidamente. No querrás estar en líos tributarios. Si crees que no cuentas con el tiempo para ello, siempre existe la posibilidad de contratar a un gestor  para estos trámites.

Aprovecha las aplicaciones y programas contables

Actualmente, existen numerosas aplicaciones, programas y software de tipo contables, que permiten facilitar el control de las cuentas de forma efectiva. Claro está, algunos más complejos que otros según el conocimiento que al respecto se posea. Si tu emprendimiento es aplicable para ello, y no posees personal a tu cargo ni grandes responsabilidades (tal vez freelance), seguramente una aplicación simple, será suficiente. Una que te refleje ingresos, egresos, capital y otros elementos básicos.

Como última opción.

Si de plano, rechazas hacerte cargo de las cuentas, aun existe la opción de contratar a alguien que se encargue de ello. Puedes emplear una persona a tiempo completa, o por el contrario, un contador online, que mantenga al día tu contabilidad y que de seguro resultará más económico, pues no tendrás que costear gastos de movilización ni horas diarias trabajadas.