Un personal motivado, es un personal eficiente, y para lograrlo necesitas del Coaching Ejecutivo

Actualmente, para nadie, menos aun para los grandes ejecutivos, es un secreto que la clave del éxito de una organización más allá del capital invertido, y la popularidad de sus productos, recae es en sus trabajadores. Lo que anteriormente se conocía como la mano de obra, a la luz de los nuevos tiempos, pasa a denominarse capital humano o social.

Y esto es un reconocimiento merecido para quienes entregan tiempo, esfuerzo y dedicación en lograr que una empresa salga a flote. Es por ello, que está tan en boga darle importancia y atención a las necesidades de los trabajadores a través del denominado Coaching ejecutivo.

Sin embargo, la visión de esta asesoría o gestión de personal, ha cambiado, ya no se trata simplemente de velar por el cumplimiento de horario, normas y de vez en cuando impartir charlas motivacionales a los trabajadores. Ahora, se conceptualiza una filosofía completa y orgánica, enfocada en:

Coaching como proceso

El mayor error, que actualmente se sigue cometiendo es el de concebir el Coaching como una herramienta, en vez de un proceso. Y la diferencia fundamental radica, que al verlo como herramienta, lo “cosificamos”, es decir, se trata sólo de un producto que puede ser aplicado.

En tanto al concebirlo como proceso, se entiende la complejidad del mismo, en donde confluyen diversos elementos, tales como el coach, el sujeto objeto del Coaching, el objetivo o meta que se pretende lograr, y por supuesto el plan de acción.

La alianza empresarial

En contrapartida con el Coaching personal, en el caso empresarial, si bien es importante considerar la parte individual, lo importante es asegurar y mantener la cooperación e interrelación entre los diversos agentes involucrados en el proceso empresarial. Es decir, es necesario desmitificar la concepción, sobre la cual un profesional es más importante para la organización que otro.

Considerar los pilares fundamentales

Es necesario no ignorar la importancia que a nivel corporativo, ejerce la autocreencia, la conciencia y la responsabilidad de cada persona.

Integrarse al área de recursos humanos.

Importante es, que se tenga presente que el Coaching empresarial, siempre debe estar orientado a velar por los intereses del personal al cual se quiere orientar. Es por ello, que independientemente que el coach sea de origen interno, debe velar por los trabajadores y sus necesidades, y no por la de los gerentes.